20120302

Cuando fuimos por fin


...Y cuando fuimos por fin nosotros
cuando supimos el nombre de nuestra raíz
y el fuego iluminó el rostro escondido en nuestros rostros
          cuando supimos el nombre secreto de las cosas

llegaron profetas a derrocar nuestra palabra
y maldijeron el poder de nuestra lengua.

Llegaron sus guerreros
y mataron nuestros rostros uno a uno
                    el nombre detrás de nuestro nombre.

Se prohibió resucitar
y hablar lenguajes nuevos.

Cuando la raíz de nosotros fue tragada por el fuego
y el dios tras de los dioses dio su último estertor
cuando el hedor a muerte fue el olor de la victoria
cosieron nuestra lengua al oído de sus hijos.


De Variaciones de la semilla. Edición de autor, Guadalajara 2000, p. 64.



Publicar un comentario

Sabiduría Pentathlónica