20130510

Variaciones sobre Laura | i. Al alba


El rostro
La palabra originaria
Baldosa de primeros pasos
Nombres que no son accidente
El órgano que define engendrar o concebir


La mujer que es una y múltiple
Yo dual trino y uno

Omnipotencia del sueño
El amor que prefiere
un nombre que limite.

El todo que fue eterno
El espejo roto a tiempo
Cuerdas con que nadie piensa ahorcarse.

El sueño que destruye todo
          raíz del rostro
                    la palabra
          la memoria.


II

Alguien penetra el silencio
          la casa
el costado
           y es dolor.

Aparece en la exacta mitad de todo
          cenit del sueño
verdugo feliz de la memoria.

Y prohíbe guardar sitio al recuerdo
sentarse tranquilo a contemplar
                    imaginar un qué vendrá
venerar su exacto resplandor.

Llega y precisa abandonar todo consuelo
esgrimir la espada del futuro
ofrendar el alma
abrir muy limpio el ojo.

Es dolor y sacia bien la sed de verse solo
qué bien nutre el corazón su movimiento
cómo restaña la pena del vacío.

Alguien penetra
y es dolor de aurora en el silencio
risa nueva en los pasillos
pulso vivo en las arterias
          esperanza plena
roce tibio
          corazón del paraíso.


III

Una mujer que sólo es real al desnudarse.
Una mujer que sólo es ella cuando duerme.
Una mujer que sólo es cuando es ausencia:
cada una nombre luminoso.

Se muestran
y estallan en su horror     su gozo
son verdad y pan
dolor profundo y el exilio.

Las bendigo.
Las amo.
Hago de ellas una y humanidad
las hago sueño
se erigen en pecado y paraíso.

Las repudio y son nostalgia del que soy
de quien era
del que fui.

Son espejo y milagro
traición y juramento
guerra y redención.

No puedo nombrarlas.
No juntas          no las letras todas de sus nombres:

una se desnuda y me mira
          otra duerme y soy su sueño
otra más me ve
          y de nuevo somos polvo.


IV

En el instante
aparece con su resplandor de siglos.

El salvavidas de su boca
terneza de su mano
severidad en los ojos.

En el ahora
          el estío
arriba con toda su ausencia
tan hermosa como entonces
sonríe y no importa qué     dónde     es.

Así lo determina el día:
ella es el todo del instante
que hace los milagros.

Llega y es viaje que no inicia
          final de sí misma
                    nombre de dios
          todas las historias
                              toda mujer.






De Variaciones de la semilla. Edición de autor, Guadalajara 2000, p. 25-28.



Publicar un comentario

Sabiduría Pentathlónica