20090624

En espera del milagro


Escucho atentamente, por primera vez en muchos años, la canción que considero emblemática del bardo canadiense... Se me grabó a fuego en esa etapa confusa e incómoda que marca el paso de la juventud a la adultez, y fueron sus metáforas las que pautaron el año más oscuro de mi vida (hasta hoy).

I dreamed about you, baby.
It was just the other night.
Most of you was naked
Ah but some of you was light.
The sands of time were falling
from your fingers and your thumb...
Leonard Cohen

Me provoca una sensación entre la angustia y la saudade... Repaso sus versos y es como ver caer los sellos de un apocalipsis personal: I didn't see the time, | I waited half my life away. | There were lots of invitations | and I know you sent me some, | but I was waiting | for the miracle, for the miracle to come.
Hace un par de noches, lo que escuchaba era «Time», de The Dark Side of the Moon (creo que sabemos de quiénes). Pero hoy no estoy para la antirretórica de Waters, me siento inerme ante las palabras. Si he de sentir un índice que me apunta, que tenga la uña bien cortada.
Trazo una línea de «Time» a «Waiting», y de ahí a «Intimidad» (Benedetti vive, por supuesto): Ah baby, let's get married, | we've been alone too long. | Let's be alone together. | Let's see if we're that strong. Me enredo en mi enredo existencial: el paso a la adultez no es otra cosa que el último tropezón en el paso de la adolescencia a la juventud. Las deudas pendientes de entonces, se saldan por fin o quedan insolutas para siempre. Hago mea culpa («estás sola | estoy solo | pero a veces | puede la soledad | ser una llama»), me sorbo los mocos y sigo con lo que hay que hacer.




Publicar un comentario

Sabiduría Pentathlónica