20120426

El Equipo Mínimo de Sobrevivencia


Se trata el conjunto de artículos básicos que ayuda al individuo a afrontar las situaciones de emergencia más probables en su medio, elevando las posibilidades de sobrevivir y volver a sus condiciones habituales.

Fundamentos

Protección civil
La cultura de protección civil insta al individuo a detectar factores de riesgo, remediarlos preventivamente si es posible, y afrontar las emergencias que pueden poner en riesgo su vida o integridad, así como las de sus semejantes.

Vocación de servicio
Como mexicano consagrado al servicio de la Patria en la persona de su prójimo, el Pentathleta debe ser apto para auxiliar a los demás en cualquier circunstancia, o al menos para reducir su impacto sobre los servicios de emergencia en caso de contarse entre los afectados.

Pentathlónicos
«No sólo te afanes en encontrar a los que necesitas; procura descubrir a los que de ti pueden ser favorecidos... Considérate muy lejos del ideal que se persigue si la miseria o el hambre de tu prójimo no te hieren... Si te entusiasma morir como héroe, considera que la Patria, más que muertes, necesita vidas victoriosas» (Ideario Pentathlónico, 25-27). «No corras riesgos innecesarios, forma tu criterio en el escenario de la vida. Organiza las actividades de cada una de tus etapas» (Mensaje al Pentathlón Femenino, 8).

Componentes

Un equipo de sobrevivencia se diseña de acuerdo con:
  • El medio (urbano o natural, según el ecosistema) y tipo de emergencia: desastre natural o accidente.
  • La duración esperada de la emergencia.
  • En este artículo se muestra un equipo mínimo versátil para dos o tres días.
  • Debe contener artículos que permitan la procuración (en orden de importancia) de:
  1. Refugio y abrigo
  2. Primeros auxilios
  3. Agua potable
  4. Fuego
  5. Alimento
  6. Señales y rescate.
    ¿Por qué en ese orden de importancia?
    Según los expertos, conseguir un refugio seguro precede a cualquier necesidad, pues si se está bajo ataque o expuesto a la intemperie, no se podrá atender a los heridos, empeorarán las heridas, sed, hambre y la exposición al frío o calor.
    Una vez encontrado un lugar seguro, se deberán prestar primeros auxilios a los heridos, previniendo que su salud y posibilidades se deterioren por pérdida de sangre o infecciones.
    En seguida se procede a la búsqueda de agua potable, pues sin ésta las probabilidades de sobrevivir a cualquier emergencia se reducen a unas pocas horas.
    El fuego es la siguiente prioridad, pues permite desinfectar el agua, cocinar alimento, calentarse y hacer señales.
    No se debe comer si no hay agua disponible.

    Refugio y abrigo
    Los componentes mínimos para armar un refugio que proteja al individuo de sol, viento, lluvia, frío y la humedad del suelo:
    • Bolsa de plástico «jumbo» o impermeable tipo «poncho».
    • 3-5 m piola ø 1/4” (7 mm) tipo «paracord» o «perlón».
    • Mínimo 5 tramos de piola 1 m × ø 3/16” (5 mm).
    • Guía básica o conocimientos de cabuyería (nudos).
    • Navaja suiza o cuchillo de campo (afilados). 
    También se deben tener aguijas, hilo, botones y alfileres de seguridad para mantener la ropa en el mejor estado posible, evitando la exposición innecesaria a la intemperie.

    Primeros auxilios
    Para atender lesiones leves o contrarrestar los efectos de la fatiga, deshidratación, frío, calor, etcétera:
    • Microporo, vendoletas o curitas.
    • Analgésicos (paracetamol) y antidiarréico suave.
    • Caramelos macizos.
    • Sal de mesa.
    • Pañuelo blanco o rollo chico de venda (también pueden emplearse tiras rasgadas de ropa limpia). 
    • Guía o conocimientos de PA.
    Agua potable
    En caso de desastre natural o extravío en territorio despoblado, el acceso al agua potable asegura la supervivencia durante días. Sin embargo, es poco probable que se encuentre este recurso en condiciones idóneas para consumo humano.
    • Dos cuadros de papel aluminio 30 cm² (para almacenar y hervir agua).
    • 30-50 cm de manguera 3/16” (5 mm) o popote flexible.
    • Guía o conocimientos de métodos de filtración.
    • Desinfectante en gotas o pastillas, a base de cloro o nitrato de plata.
    Fuego
    Es una de las herramientas más versátiles y poderosas para el sobreviviente, y también de las más difíciles de obtener y dominar; por ello el EMS debe preverlo siempre.
    • Encendedor de gas, cerillos impermeables, pedernal o lente de aumento (en ese orden de preferencia).
    • 1-2 m papel higiénico.
    • Conocimiento o guía de los tipos y usos de fogatas.
    Alimento
    En situación de sobrevivencia es importante ahorrar energía; debe preferirse la recolección de plantas o insectos comestibles, así como el uso de trampas, a la caza activa.
    Nunca se debe comer carroña, hongos desconocidos, plantas o animales de aspecto llamativo o agresivo; con líquidos lechosos o pelos irritantes.
    Nunca comer si no se tiene agua potable.
    • 10 m mín. hilo dental o monofilamento de pesca; alfileres de seguridad o anzuelos.
    • 1-2 navajas «exacto».
    • Guía de especies comestibles o Guía de la Prueba Universal de Comestibilidad.
    Señales y rescate
    Es muy probable que el sobreviviente deba indicar su posición al equipo de emergencias para ser rescatado, o bien podría contar con la energía necesaria para volver por sí mismo a su medio habitual, si cuenta con herramientas para orientarse.
    • Libreta de bolsillo, pluma o lápiz.
    • Brújula pequeña.
    • Pañuelo de color (paliacate).
    • Silbato y linterna de bolsillo.
    • Espejo de señales o estuche reflejante de hojalata para su EMS.
    • Guía o conocimiento de sistemas de señales: silbato, fuego, humo, Ameslan, Morse, semáforo de banderas...
    • Identificación vigente con fotografía y contacto de emergencia.
    Conclusión

    El Equipo Mínimo de Sobrevivencia contiene los objetos indispensables para que el Pentathleta enfrente las contingencias con mayor probabilidad de ocurrir durante sus actividades habituales, sea en su propio beneficio o el de un hermano mexicano en necesidad.
    Recomendamos portar siempre los artículos descritos aquí, empacados en un estuche resistente y compacto, de modo que estén al alcance en cualquier momento y durante todas nuestras actividades. Conviene más tener un bolsillo ocupado y no necesitarlo, que necesitarlo y convertirse en una carga para los demás por no tenerlo.
    Sin embargo, la pieza más importante del EMS es la práctica constante de las aptitudes necesarias para sobrevivir... Es decir, «la sabiduría de la constancia».

    Aquí se puede consultar una guía básica de sobrevivencia.




    Publicar un comentario

    Sabiduría Pentathlónica