20111117

El país que anhelaron tus tatarabuelos


Durante el siglo xx, el de nuestros bisabuelos y tatarabuelos, hubo más guerras en el mundo que en toda la historia antes de él. Una de las más largas y sangrientas ocurrió en nuestro país: la Revolución Mexicana.


Este 20 de Noviembre conmemoramos un siglo y un año de su inicio. Lo que debió ser una breve lucha por el respeto a la voz del pueblo y el derecho a elegir sus gobernantes, muy pronto se convirtió en una guerra civil que asoló todo el territorio nacional, en la que obreros y campesinos defendían su dignidad y patrimonio, mientras los ideólogos luchaban por un ideal de país y, los caudillos, utilizaban a todos en su lucha personal para apoderarse de México.
En esa guerra, que duró once años y en algunas zonas se extendió todavía más, murió una tercera parte de los mexicanos, defendiendo su derecho a tener un trabajo digno, o bien, una parcela para cultivar el sustento de su familia; el derecho a elegir sus gobernantes, y el respeto a la ley.
Gracias a la Revolución, se crearon las leyes, instituciones y carácter del México moderno. Algunas de sus conquistas han perdido vigencia, pero todavía sentimos sus efectos en la política y la cultura; otras, como la educación y salud gratuitas para todos, aún son ejemplo para otros países.
Muchos de sus logros, sin embargo, se quedaron en palabras: promesas y leyes que nunca se cumplieron, que se cumplían sólo en apariencia o en beneficio de pocos.
Entonces, ¿por qué celebramos? Celebramos porque nuestros antepasados fundaron, con su sangre y sufrimiento, las bases de un país moderno, justo y democrático, donde todos gocemos de los derechos básicos y universales.
Durante décadas esto se volvió imposible, pero hoy nada nos impide cumplir esos anhelos que tanto costaron. Ten presente el Punto 37 de nuestro Ideario: «Si tus ancestros te legaron tradición de gloria y honra, deber tuyo es corresponder en demasía a que ni una ni otra se acaben ni se manchen; empero, si te legaron miseria y ruina, deber tuyo es realizar lo que ellos no pudieron, más la parte que a ti te corresponde».

Léelo como se publicó en los órganos informativos del PDMU XV Zona Jalisco.


Publicar un comentario

Sabiduría Pentathlónica